martes, 23 de diciembre de 2014

¡Feliz Vanidad y próspero Algo Nuevo!


Ya está aquí el famoso espíritu de la navidad: luces de colores alumbran los balcones, suenan villancicos en el hilo musical de los supermercados, las entradas a los comercios permanecen custodiadas por inquietantes Papá Noéles y el número de multas aumenta más y más. Es navidad. Lo recuerdan periódicos, radio y televisión.

Engalanaremos la mesa con el mantel y la cubertería buenas, nos reencontraremos con esa parte de la familia que parece no existir hasta fechas tan señaladas y, todavía, echaremos más en falta al abuelo...
 ... que falleció pocos meses atrás. Sí, ya está aquí la navidad, lo dice El Corte Inglés.

Sin embargo, en lugar del cartucho grande de castañas, en esta ocasión compraremos el pequeño, en vez del clásico décimo jugaremos una papeleta y el CD que tanto nos gusta lo deberemos buscar en el top manta, ya que hace tiempo dimos de baja la conexión a internet. Es navidad, afirma todo el mundo.

Pero, insisto, estas navidades tendremos que apretarnos el cinturón, hacer un ejercicio de privaciones obligados por la ausencia de ingresos. Y bien mirado tiene sus ventajas, sobre todo dietéticas, además, siempre nos quedará la posibilidad de dar una vuelta por la ciudad para comprobar que somos unos "suertudos" al no vernos en cualquier portal mendigando un euro. Agradecezcamos, pues, a nuestros políticos, el hecho de generar estados de pobreza superiores al de la clase predominante para que podamos sentirnos "afortunados", eso sí, no desviemos demasiado la mirada hacia Villarriba, no sea que vayamos a sentirnos un poco extraños.


El Sietemesino

No hay comentarios:

Publicar un comentario