viernes, 8 de marzo de 2013

Día Internacional de la Mujer


"Día Internacional de la Mujer: la lucha por la igualdad", leo en un medio de información perdido en la red.Y lo hago en una época que, según los de traje y corbata, es ejemplo de conciencia, paradigma del progreso.
Servidor de ustedes no comparte, sin embargo, tan hermosa opinión. Quizá porque carece de luces necesarias para comprender. O es sordo. O Tonto. O sordotonto. Lo cierto es que algo chirría cuando se adjudica una jornada a la Mujer. Qué necesidad hay de ello, ¿acaso es una bicicleta? ¿una Constitución? ¿tal o cuál Comunidad Autónoma?

Recordar su figura una vez al año es un insulto, dado que el día de la mujer, como el del hombre, es todos los días.
Poco, o nada, dice de una sociedad semejante celebración. Bueno, sí. Que tiene una acentuada doble moral, mediante la cual intenta esconder torpemente el trato desfavorable que brinda al colectivo femenino.
 
Y precisamente por torpeza, hipocresía y machismo es por lo...
...que también se habla de "igualdad". Periódicos, emisoras de radio y espacios televisivos instándonos a "luchar por la igualdad", a "conquistar la cima de la igualdad".
 
Un servidor rechaza, no obstante, tan bella opinión. Tal vez porque carece de inteligencia suficiente para llegar a entenderlo. O es sordo. O tonto. O sordotonto. Lo cierto es que algo huele a podrido cuando se menciona el término "igualdad". Qué urgencia hay en ello, ¿acaso hombres y mujeres somos jarrones? ¿teléfonos? ¿bolígrafos?
 
Escuchar constantemente que debemos abolir las diferencias entre ambos sexos es un insulto, dado que la parida de paridad que pretenden vendernos resulta inverosímil. Poco, o nada, dice de una sociedad el anuncio de semejante empresa. Bueno, sí. Que tiene una marcada doble moral, mediante la cual intenta esconder torpemente el trato de inferioridad que le concede al común femenino.
 
Y exactamente por torpeza hipocresía y machismo es por lo que se habla de "igualdad", que es lo mismo que decir utopía dado que la "desigualdad" existente entre hombres y mujeres es de esencia y, en absoluto, será nunca el problema.
 
Lamentablemente, ningún periódico, emisora de radio o espacio televisivo nos invita "a luchar por la aceptación" ni a "conquistar el respeto mutuo". Piedras angulares del asunto.

El Sietemesino
Imagen (Google)

7 comentarios:

  1. Mejor dejarlo, ya no tiene remedio la pijohipocresía y carcaprogresía de ¿nuestros? políticos.

    ResponderEliminar
  2. En efecto, le doy la razón: es sordo-tonto, o no se entera de nada. Al hablar de igualdad, no se habla de paridad, sino de igualdad de oportunidades y de condiciones, de eliminación de las diferencias de trato (y de contrato) por razón del sexo, de igualdad desde el inicio, en la infancia, en la educación, precisamente hoy, en la que los paladines de la derecha ultramontana y católica abogan por la educación separada de niños y niñas, "porque tienen cerebros diferentes".
    Aún queda un largo trecho por andar para llegar a esa igualdad que el sordo-tonto parece no enterarse de que existe.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Estoy totalmente de acuerdo además de parecerme fundamental mantener cierta "diferencia" natural, el valor añadido está en la aceptación y que ese respeto mutuo nos haga iguales.

    Me lo estaba replanteando pero al final me animaré a escribir unas líneas acerca del tema, lo que no sé es si me quedará muy católico.

    ResponderEliminar
  4. Muy de acuerdo con lo que indicas en tu post. Es clave conocer las diferencias que tenemos para aceptarse mutuamente y con el mayor de los respetos.

    ResponderEliminar
  5. No hace falta que papá estado se lo reconozca, la mujer tiene los mismos derechos que el hombre, aunque ni uno ni otro tengan realmente ninguno. El día de la mujer trabajadora es una aberración, es tanto como decir el día de la esclava, no es un privilegio tener que trabajar para otro (que es lo que se celebra) para poder comer.

    ResponderEliminar
  6. "Recordar su figura una vez al año es un insulto, dado que el día de la mujer, como el del hombre, es todos los días".
    Joder, primo, has clavado este artículo. Te veo escribiendo para algún periódico. Hay que luchar contra el machismo tanto como contra el feminismo, y abogar por las personas, simple y llanamente.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. En esta ocasión, compañero Sietemesino, no puedo estar de acuerdo, al menos en la idea principal, contigo. Uniendo tu argumento al de algunos comentaristas, respondo lo siguiente: Cierto, hay que abogar por las personas, independientemente de su sexo, pero sin aquellas feministas que hoy parecen estar pasadas de moda, hoy, probablemente, seguiríamos siendo un cero a la izquierda. De eso no hace tanto tiempo en nuestra querida España y por desgracia, es actualidad vergonzosa y de manera mucho más cruel en otros países. Supongo que no es necesario que dé ningún ejemplo, intuyo que aquí hay gente instruida. Afortunadamente, hay personas, hombres y mujeres, que luchan a diario, no solo el 8 de marzo, para que no sea necesario un día internacional de la mujer. Pero mientras se consigue, no veo nada malo en recordar -es más, lo considero necesario- que la humanidad tiene algunas cuentas pendientes en este sentido. Podemos ir de lo aparentemente menos importante, como que -sin entrar en valoraciones semánticas- se siga llamando puta a la mujer promiscua, a lo más serio, como que no se trate a la mujer como persona porque, aunque parezca mentira, todavía hay mujeres en el mundo excluidas de esa categoría.

    ResponderEliminar