martes, 18 de septiembre de 2012

Palomas asesinas y montañas de basura


Sonia Castedo, alcaldesa de Alicante, ha decidido contratar a un grupo de señores que, red en mano, van dando caza a toda paloma que encuentran por los andados caminos.
Generosa cual nadie, Castedo quiere salvaguardar así la integridad de sus ciudadanos, dado que la presencia del símbolo de la paz por excelencia es un foco interminable de enfermedades.
Es de agradecer, sin duda, que todavía queden angelitos protectores que custodien el bien más preciado de que dispone el ser humano, y que no es otro que la salud.
Mas como las buenas noticias no llegan solas y el corazón popular de la edil en generosidad no tienen fin, Alicante...
...también llevará a cabo una recaudación gracias a ella con la que velar por el otro preciado bien, y que no es otro que el dinero.
El ingreso se hará por la acogida de 140.000 toneladas de basura procedente de Valencia, y está estimado en 6'8 millones de euros. O lo que es igual, 49'11 euros por cada mil kilos tratados durante la próxima década prodigiosa en la millor terreta del món.
Ciertamente es admirable, repito, hallar personas que no olvidan su naturaleza humana a pesar del poder que ostentan, pues si a día de hoy existe algo más preocupante que la precaria situación económica, eso es el alto índice de mortalidad producido por las aparentemente inofensivas palomas. Sonia Castedo, guapa rubia donde las haya, lucha contra ambos enemigos. Y lo hace de forma tan feroz, que no ha tenido tiempo siquiera de reparar en lo estúpido y contradictorio de su proceder. ¡Muchas gracias, alcaldesa!


El Sietemesino
Imagen (Google)

5 comentarios:

  1. Lo de esa señora es de nota! pobre Alicante, con lo que pudo haber sido y no fue.

    ResponderEliminar
  2. ¿Y los 6,8 millones de euros del reciclaje de basuras (restando comisiones, gastos, tasas, etc.), se los va a gastar en Sanidad, recogiendo palomas, o tiene prevista alguna otra actuación?
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. vaya historia. Había empezado bien, con toda mi simpatía y admiración hacia la alcaldesa, yo también odio a las palomas :)

    Ay de mí, que país. Un saludo :)

    ResponderEliminar
  4. Y...
    -¿Dices que es rubia, no?.
    -Pues eso.

    ResponderEliminar
  5. Son dos medidas protectoras: de las personas y del bolsillo.
    Saludos.

    ResponderEliminar