domingo, 30 de septiembre de 2012

Carta abierta a Lluís Mascaró




Estimado Lluís,

la semana pasada, embargado por el profundo aburrimiento que abate al desempleado de larga duración español, decidí reunir valor y echar una ojeada al periódico deportivo del que es usted
director adjunto.

Un servidor sabe a lo que se expone cuando lleva a cabo semejante empresa pues, a excepción de la brillante pluma del Sr. Martí Perarnau, cada columna, cada portada, cada faldilla y cada titular rezuman un pueril fanatismo expresado con mil erratas y tópicos, indignos de quien escribe por y para el público. No obstante, como digo, el tedio pudo más y opté por clicar en su benefecio sobre el nombre de la web.

"Crack Song" era el titular que abría entonces la edición. Junto a esa...
...pretenciosa afirmación, aparecía el nuevo fichaje del equipo de la ciudad sosteniendo la camiseta que defenderá a partir de la presente temporada. Mientras, en páginas interiores este estupefacto lector podía  enterarse de que "el próximo 26 de agosto", tiene la maravillosa oportunidad de hacer realidad sus sueños, consiguiendo el kit de herramientas de ese mismo equipo de fútbol promocionado por su diario. Y ya bien entrado en materia se me presentaban diferentes artículos de dudosa opinión firmados por Josep María Casanovas ("Una revancha a favor de Tito Vilanova"), J.M.Bertran ("Song sabe qué significa el Barça") y usted mismo.

Permítame ahora, Sr Mascaró, este punto y aparte dado que su columna, por singular, merece ser desvinculada del conjunto, que ya es decir:

"Defender al Barça en Madrid", así encabezaba su inmortal texto situado, quizá de forma metafórica, en contraportada. Un artículo más próximo a los que venden en las tiendas de disfraces, que a los periodísticos. Un artículo, siguiendo, que consta de 37 líneas pero del que yo solo pude leer una, la inicial, comprenderá por qué. Rezaba así: "No hay nada más duro que ser culé en España. Lo digo por propia experiencia".

¡Claro que sí, hombre, con dos bemoles y una profunda inconsciencia, Don Lluís! Porque, ¿se ha detenido a valorar que, mal que le pese, es usted ciudadano español? sí, ese país sumido en la más absoluta miseria, que ronda los seis millones de parados y obliga a muchos de sus residentes a
buscarse la vida en los contenedores, ¿le suena? ¿Seguro que no hay nada más duro que ser culé?

Dirá usted en su descargo que la citada frase, hace referencia a lo estrictamente deportivo y nada más. Sin embargo, ¿no cree que en una situación extremadamente delicada, tanto en lo social como en lo político y económico, debería ser más concreto para que los usuarios del medio que representa no lleguen a la misma conclusión que yo? ¿para que no pensemos que está trivializando con un asunto demasiado serio? Aunque quizá este aspecto le traiga sin cuidado...

Pese a todo, no se le puede acusar de bobo Lluís, de hecho es uno de los pocos afortunados a los que le pagan por juntar letras en el word, de modo que ¿por qué no hace honor al talento que le valió tener en la pared del despacho, un diploma en ciencias de la comunicación y comienza a honrar la memoria de los árboles escribiendo cosas serias, interesantes? ¿por qué no cesa en su empeño de querer superar a "profesionales", que se bañaron de gloria incitando a la violencia deportiva o aseverando sin rubor alguno que España, obviando a Severo Ochoa, Echegaray, Jacinto Benavente, Cela, Aleixandre..., no es un país de Premios Nobel?

Sí, lo sé, es lo mismo de siempre, la pela es la pela y, en estos tiempos, lo que vende es el periodismo
de trinchera y bufanda.

Una auténtica lástima, créame. Primero, por el empeño que pusieron sus profesores a fin de convertirlo en un digno trabajador del sector. Y, segundo y más importante, por el nefasto ejemplo que usted constituye para sus hijos, pues ya no se trata siquiera de tener ética profesional. Se trata de tener un mínimo de ética humana.

Le deseo, no obstante, que disfrute muchos años de la privilegiada posición social que ocupa, y que le lleva a vivir desligado de la realidad, escribiendo auténticas barbaridades.





Sin otro particular, le saluda

un desempleado sin casa, ni coche, ni iPhone, ni nada de nada que sí sabe lo que es realmente duro en España y que, por cierto, también es culé. Lo digo por propia experiencia.



El Sietemesino
Imagen (Google)

3 comentarios:

  1. Las gilipolleces que hay que leer. Y buen, que bien se lo montan algunos... en fin, así nos va.

    Un saludo culé ;)

    ResponderEliminar
  2. Los periódicos deportivos van dirigidos a un público a su medida y así están escritos. No le preguntes al lector diario de este tipo de prensa por la crisis, ni por Bankia o sobre los PGE, porque no sabrá de qué se trata.
    Lectores y periodistas viven en simbiosis perfecta y armónica en un mundo que nada tiene que ver con la realidad que le circunda hasta que el lector cae dentro de esa realidad, y aún así.
    Saludos y un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Excelente tu post. Hay que tener cuidado con lo que se dice en esta época, pues hay gente que lo esta pasando muy mal.

    ResponderEliminar