martes, 5 de junio de 2012

Anoche





Reconozco que no era la mejor película de la historia 
y la pizza después de todo salió chamuscada del horno...

anoche.

Debo admitir que el calor apretaba lo suficiente como
para que las gotas de sudor mojasen sin piedad nuestras sienes...

anoche.

Lo sé, también bostezamos en más de una y de dos ocasiones
mientras los vecinos de arriba arrastraban nosequé muebles...

anoche.

Y en absoluto miento al decir que la cerveza me dejó k.o.
produciéndome una jaqueca que se prolongó varias horas...

anoche.

Obvio. Anoche no fue El Sueño de Una Noche de Verano
porque tú no eres Titania ni yo Oberón y, cojones, tampoco es...

verano.

Ni falta que hizo; anoche bastó una conversación, un sofá, tú
para que el tiempo se suspendiera, se detuviera de nuevo...

junto a ti.

Y nada extrañé, nada envidié, nada precisé entonces
salvo quedarme sobre tu reconfortante vientre un minuto más...

flotando.


El Sietemesino
Imagen (Google)

5 comentarios:

  1. Un sofá y una conversación. Poco más se precisa, aunque la cerveza ayuda...

    ResponderEliminar
  2. Todos necesitamos un poco de cariño de vez en cuando. Es la droga más pura.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Qué bonito texto, de imágenes nobles y breves pero cargadas de una retórica y de una situación que todos podemos bien almacenar y digerir.

    Saludos y letras

    ResponderEliminar
  4. ¡Cuánta carencia de sofá y escucha al tiempo hay por este mundo!

    ResponderEliminar