martes, 26 de junio de 2012

Alonsos's weekend


Éste ha sido un fin de semana redondo para los deportistas españoles. Tanto en fútbol como en Formula 1, los dos grandes triunfadores son puro jamón ibérico y se apellidan igual: Alonso (a partir de ahora, pues, ser "alonsista" no solo implica seguir a Fernando).

El sábado empezó aciago debido a la mala clasificación de los Ferrari, los cuales no pudieron pasar, por milésimas, a la Q3, haciendo muy difícil optar a una buena posición al final del GP Europa. Paralelamente se nos avecinaba esa misma tarde otro miura: partido de Cuartos de Final de la Euro contra Francia, selección a la que nunca antes logramos vencer de forma oficiosa.

Y llegó la hora. La del fútbol. La del emocionante encuentro. La de las sopresas: Vicente del Bosque volvió por sus fueros y alineó un once sin nueve, sin delantero centro. Más de uno nos llevábamos las manos a la cabeza pensando que entre Ribéry y Benzema la historia se repetiría.
Sin embargo, los Bleus apenas olían la pelota y España, con toque...
...magistral, desesperaba cada vez más a la hinchada gala. Y alcanzamos el minuto 19 con  Xabi Alonso convenciéndonos de que realmente no precisamos un delantero centro al uso para perforar redes rivales. Un maravilloso cabezazo del Tolosarra borró, entonces, casi todos los fantasmas del horizonte, pudiendo disfrutar de la contienda sin comenros las uñas. Así, dueños y señores del terreno de juego, hasta que en las postrimerías se produjo la sentencia, la rúbrica, el penalti a Pedrito que, ¿adivinan? trasnformo
Alonso para materializar una faena histórica: ganar a Francia y clasificarnos por segunda vez consecutiva para las semifinales de la Copa de Europa de Naciones.

Aún resacosos, despertamos el domingo y nos sentamos, con no muy buen ánimo, ante el televisor para presenciar la carrera del otro Alonso. De Fernando. Quien, en el colmo de los colmos, también se empeñó en soprendernos llevando a cabo épicas maniobras, que convierten el automovilismo en un deporte rotundamente espectacular. Los dioses se aliaron a su favor ("a Dios rogando y con el mazo dando", que decía mi abuela): última parada de boxes, a los mecánicos del segundo posicionado, Hamilton, se les atasca de nuevo la tuerquecita y The Magic consuma un adelantamiento que venía mascándose de lejos. Sumidos en pensamientos positivista por la segunda plaza recién ocupada
Vettel, quien llevaba liderando la carrera desde la primera curva, rompe la caja de cambios y queda fuera de carrera. ¡Saliendo en undécimo lugar, Fernando era en ese momento primero de parrilla!  Era que era y qe fue, pues así acabó la cosa: ganador del GP Europa y de nuevo líder del mundial, puesto que el morenito de Lewis hubo de abandonar minutos más tarde la carrera.

De tal guisa, este fin de semana ha sido propiedad de los “Alonsos”  para gusto y disfrute de una servidora.

La Minina
Imagen (Google)

2 comentarios:

  1. Menos mal, ya estaba bien de tanto minero y tanta protesta, a ver si la gente sigue con estas cosas y no se preocupa de lo que haga el gobierno.

    ResponderEliminar
  2. No entiendo nada de fútbol, y huí las carreras por proximidad, desde casa se escuchaba rugir los motores.
    ...soy más de tenis.

    ResponderEliminar