sábado, 21 de enero de 2012





Tus lunares:
gotas de chocolate que salpican caprichosamente universos de seda.

.
Tus dedos:
níveos pétalos de calor que el viento de la ternura posó una vez sobre mí.

.
Tus ojos:
misteriosas noches árabes que inducen feroces deseos de traslado.

.
Tus mejillas:
orillas de carne constantemente humedecidas por olas de rubor.

.
Tu risa:
refrescante ungüento que tonifica los dormidos músculos de la dicha.

.
Tus suspiros:
hilo refrescante de vida trenzado por latidos y profunda emociones.

.
Tu pelo:
manantial de olor y suavidad bajo el que se esconden tesoros de cisne.

.
Tus gestos:
reflejo de ritmo vital y hojas de té para quien tiene la suerte de observarte.

.
Tu boca:
húmedo abismo por el que se despeña en solitarias horas mi imaginación.

.
Tus senos:
convexos paisajes de hirviente porcelana cuyas sonrosadas cimas sueño.

.
Tú:
sustento de este torpe mendigo que te desea, que te sueña, que te añora,
que te adora, que te piensa, que te llora;
que te quiere.


El Sietemesino
Imagen (Google)

2 comentarios:

  1. Juer, que apasionado. Viene bien para un lunes a esta hora. Pero ahora ya me has hecho pensar en...senos..jajajajaajajaj


    Un abrazo ;)

    ResponderEliminar