viernes, 11 de noviembre de 2011

Una cuestión de honor

Atravesamos una época donde las redes sociales juegan un papel importante y, a día de hoy, quien no dispone de una cuenta en Twitter, Facebook o Tuenti parece no existir a ojos del nuevo mundo.
Los citados espacios, que son cada vez más frecuentados, permiten al usuario publicar las fotos de la borrachera del fin de semana, conversar con una chica sin temor a que lo rechace por su halitosis o presumir de una larga lista de personas, cuyos integrantes son llamados "amigos" aunque apenas se sepa nada de ellos.
Este último punto es básico para poder gozar de cierta reputación en la red. Dime cuántos amigos/contactos tienes y te diré si molas. De lo contrario, el registrado pasa a ser algo así como el Kurt Russell de las sociedades virtuales.
No es de extrañar por tanto que Jennifer Christine Harris, de treinta años...
...de edad, haya sido arrestada por las autoridades de Iowa (Estados Unidos), después que su amiga Nikki Rasmussen la denunciase.
Según Rassmussen, la fiesta que convocaron juntas via Facebook fue un rotundo fracaso por culpa de Harris a quien, por ello, decidió borrar de su índice de "amigos" sin saber la humillación que eso suponía para su ya excontacto y, más aún, el riesgo que significaba para sí misma. Pues tras conocer que ya no formaba parte del inventario de marras, la señorita Harris se encaminó rumbo a casa de la acusica y, ni corta ni perezosa, le prendió fuego a su casa por el ultraje sufrido. ¡Mira que suprimirla!, ¡vamos y vamos...!, ¡dónde se a visto cosa igua!.
Una bromita que ha costado la libertad a la pirómana, libertad que si quiere recuperar deberá abonar cien mil dólares en concepto de fianza. Eso sí, el honor virtual de Jennifer sigue intacto dada su reacción.

El Sietemesino
Imagen (Google).

5 comentarios:

  1. La gente esta como una cabra, sin duda alguna.

    ResponderEliminar
  2. Esto de las redes digitales, si no se sabe digerir, es como todo, al final se termina por convertir en una religión, una fijación patológica, y un elemento que ayuda a una persona no muy equilibrada a aislarse del resto de la sociedad que le rodea, con lo cual pierde el contacto con la realidad entrando en un mundo virtual, que se convierte en la única realidad existente para ella. Es el mundo de la esxquizofrenia, o el delirio esquizoide, capaz de conducir a alguien a las mayores locuras. Por eso, debe de controlarse mucho en los jóvenes, en que su personalidad es inmadura, el uso de Internet comedido, y alternado con la convivencia social y con sus amistades. ¡Que rollo que os he metido!
    Saludos y un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Es increíble como las redes sociales pueden absorber tanto el cerebro de alguien.
    Yo uso el Fb más que nada para estar en contacto con gente que me importa y mi familia en Ecuador y Perú, pero aún así hay gente que ni conozco y que me mandan peticiones de amistad ¬¬
    por otro lado lo que me asusta es ver que ahora ya hay hasta niños (porque eso son para mi) de 11 años con tuenti y fb haciéndose los mayores...
    Si es que no se le puede dar una importancia de tal tipo a las redes sociales que si bien deben ser beneficiosas para nosotros...en exceso creo que pueden ser muy perjudiciales (en todos los sentidos)
    Besos!

    ResponderEliminar
  4. Me encanta ser una antisocial con 4 contactos por red social.
    Nunca he entendido la necesidad humana de conocer gente y más gente y más gente y más gente.

    ¿Y qué decir de la reacción de esta muchacha? ¿Qué anda quemando casas? ¿Dónde quedó el "ancestral" arte del hackeo personalizado?
    No entiendo a la humanidad... ains

    Ta ta. Z

    ResponderEliminar