jueves, 27 de octubre de 2011

Por la boca muere el pez

¿Se acuerda alguien de Ángeles González-Sinde?, ¿esa mujer de aire resuelto que dejó con el culo al aire al expresidente de la academia de cine?, ¿la misma que se erigió como adalid en las cruzadas contra la piratería en internet?. Me temo que sí, es más, sospecho que nunca llegó a abandonar del todo nuestra memoria.
La Ministra de Cultura, guionista y cineasta de profesión según sus datos personales, ha demostrado que
sigue conservando intactas sus dotes artísticas, conclusión que se alcanza sin necesidad de analizar sus obras en exceso. Sobre todo la última.
Creadora de la  famosa ley Sinde y valedora de autores cuyas vidas contradicen sus canciones, hace bueno eso de que el tiempo pone a cada uno en su sitio. El lacerante azote de cibercorsarios ha quedado retratado como nadie al descubrirse múltiples irregularidades a lo largo de su gestión.
Irregularidades tales como los 298.000 euros que le soltó a Mónica...
...Rodríguez Runde (10 & 10 Danza S.L.), los 206.000 que le pagó a María Rosario Ángeles Valls Ballester (Compañía de Danza S.L.) o los 83.000 que le aflojó a Víctor Antonio Ullate Andrés (Ballet Víctor Ullate S.A.). Derroche que, sin embargo, no acaba aquí. Una lluvia de jugosas subvenciones se ha cernido sobre las cabezas de empresarios ligados al Ministerio de la ínclita benefactora.
Es el caso de Jose Manuel Garrido Guzmán, consejero del Consejo de Danza, quien ha obtenido del INAEM (Instituto Nacional de las Artes Escénicas y de la Música) la cantidad de 928.000 euros. El caso de Francisco Javier García Yagüe, consejero del Consejo de Teatro, afortunado que ha percibido desde 2004 hasta hoy 868.000 euros. El caso también de Emanuel Berruerzo Chaves, vocal de la Comisión de Valoración de la Danza cuando recibió una ayuda de 30.000 euros (le han regalado 323.000 desde 2004). Y el caso de Antonio Mira Martínez, otro de los vocales de la Comisión de Valoración de la Danza, llenó sus bolsillos con 338.000 euros.
Un baile de cifras capaz de marear a Donald Trump y que, sin embargo, no es justo imputarle únicamente a la Robin Hood de los artistas (ostenta el cargo desde 2009), pues sus predecesores César Antonio Molina y Carmen Calvo tampoco escatimaban a la hora de tirar de cartera.
Lo que sí es enteramente atribuible a la actual Ministra, es el desvío de fondos públicos a la película Mentiras y Gordas, de la cual era guionista. 1.000.000 de euros desglosados de la siguiente forma: Agrupación de Cine 001 (990.000), Castafiore Film (5.000) y Tornasol Films (5.000).
Demasiado dinero invertido en la cultura de un país, cuyos ciudadanos no pueden costearse la entrada al cine. Menos aún para ver películas cuyo guión quizás se nutre de tristes realidades.

El Sietemesino
Imagen (Google)

5 comentarios:

  1. Qué fuerte!!!..... un beso sietmesino!!!

    ResponderEliminar
  2. Ole, ole y ole, que país señores, me da igual que sean con ceja que volando con gaviotas, que es más de lo mismo. Bien escrito, espero que no te cobren.
    Hace tiempo incluí una canción dedicada y otra a la SGAE. Voy a incluir un enlace directo en un comentario a esta entrada, lo merece.

    ResponderEliminar
  3. En época de vacas gordas no me impotaba las subvenciones en cultura. Pero ahora... habría que cortarlas todas !

    ResponderEliminar
  4. Catalogar a esta señora como "guionista" me parece excesivo.
    Nada más que añadir.

    Ah sí!! Sigamos pirateando, camaradas.

    ResponderEliminar