martes, 4 de octubre de 2011

Crispados

Eso es exactamente lo que creo está pasando a pie de calle: que los nervios y los ánimos andan
completamente crispados de tanta sinrazón y de tanto inútil manejando los hilos de nuestras vidas.
Aquello que gusta decir a las abuelas, esa máxima popular de Dios Aprieta Pero no Ahoga, me parece a mí que la hemos sobrepasado con creces, porque la mayoría ya tenemos la lengua medio metro fuera. 
En no pocas veces me he preguntado a quién puede estar beneficiando semejante batiburrillo llamado Crisis, pues es a nosotros, humildes trabajadores (los que sigan siéndolo, claro), a los que nos lo están haciendo pagar sin que haya nadie que tenga las santas narices de gritar a los cuatro vientos, quiénes son los...
... auténticos responsables del berenjenal. 
La alternativa de que disponemos es salir a la calle Indignados a que, aún y con todo, las fuerzas de seguridad del Estado nos arrastren por el suelo, nos sacudan brutalmente y, finalmente, nos arresten. Mismo da Grecia que Estados Unidos; la imagen es la misma, un pueblo al que no le queda otra cosa que reclamar sus derechos en pacíficas manifestaciones, dado que no parece haber ningún dirigente con poder, y algo de vergüenza, capaz de resolver esto de una vez.

La Minina
Imagen (Google)

3 comentarios:

  1. Tienes más razón que una Santa, Minina.
    Ninguno de los de arriba dice, ni dirá, nada.
    Como escribes, solo nos queda salir a la calle a que nos den un golpe en los costillares.
    En fin...¡¡¡¡hay que joderse!!!!

    Besos.

    (Eva)

    ResponderEliminar
  2. Hay más formas, y puede que se pongan de moda cuando el hambre comience a hacer estragos.
    Según cuentan, los bancos arden de maravilla y las mansiones, los coches de policía, incluso los palacios.
    Por cierto, ¿en chirona dan aún tres comidas y techo?

    ResponderEliminar