jueves, 15 de septiembre de 2011

Sui caedere



Desde pequeño he venido pensando
que yo no llegaré a perder la vida,
sino más bien que alguien me la arrebatará.
Aunque a decir verdad esa es una cuestión
la cual apenas consigue inquietarme
tanto como la condición o formas
que mi asesino pueda tener o utilizar.
¿Quizá se trate de un psicópata
bajo la apariencia del revisor del gas?,
¿tal vez una despistada incapaz de ver
la octogonal y roja indicación de "stop"?,
¿o solo será mi hijo tras una pelea 
y con dos cervezas de más en la sangre?.
Respecto a mi futuro verdugo
esas son las dudas que me asaltan,
interrogantes que, curiosamente,
se esfuman cuando me miro al espejo
y veo el rostro que hay reflejado en él.

El Sietemesino
Imagen (Google)

2 comentarios:

  1. Yo tengo, reconocido, cierto grado de psicopatía, ¿te valgo? :D

    Ta ta. Z

    ResponderEliminar
  2. Tu asesino será más bien un genocida, porque nos van a terminar matando a todos juntos, de hambre o de asco.

    ResponderEliminar