jueves, 18 de agosto de 2011

Supercopa, superpartido

Por más que presionaran, por más que buscaran el juego aéreo, por más que se emplearan con dureza, por más que lo intentaran una y otra vez, el Madrid no pudo con los blaugranas, y eso que el gol anotado por Ronaldo "se produjo en fuera de juego"(Ángel Rodríguez, periodista de Radio Marca, dixit).
La cuestión estriba en que si  el Barça juega como el Barça de poco sirve la voluntad, la calidad y los recursos del rival. Siquiera los billetes de Florentino son capaces de frenar a un equipo que anoche saltó de inicio con siete campeones del mundo, y eso que "se encuentran lejos de su mejor forma física" (Ángel Cappa, entrenador de fútbol, dixit).
Un partido emocionante, tenso y con la ya tradicional bronca, en esta ocasión a propósito de una terrible entrada al más puro estilo Pepe, realizada por Marcelo en el último...
...suspiro de la cita. Un partido que despojó de su nueva careta a Mourinho (el portugués metió un dedo en el ojo al segundo entrenador de Guardiola, hizo feos gestos cuando Messi y Alves pasaron junto a él por la banda, se mofó, además, de Vilanova en la rueda de prensa posterior a la contienda y jamás se disculpó por su patética actitud). Un partido, digo, para que Messi agrande su leyenda y Cesc logre su  primer título con el equipo de sus amores. Un partido, a la postre, con el que los culés igualan a los merengues en número de títulos conseguidos a lo largo de su historia. Un partido que vale una Supercopa.
Aunque no sería justo llegar al punto final sin recordar a Juan Carlos Rivero. El habitual locutor de Televisión Española volvió a brindar toda una lección de lo que no debe hacer un comunicador que quiere pasar por ser imparcial: cuando Iniesta se quedaba solo antes Casillas y ya se intuía el que sería el primer gol de la noche su tono animado, el que había venido utilizando hasta el momento, se tornó apesadumbrado, triste, casi lúgubre; una vez el balón en la red y todo el estadio celebrando la acción reparó en lo anormal de su conducta y dignose, entonces, a "cantar" el tanto.
Destacar, todavía, que entre tópicos, reiteraciones y clichés varios tan célebre personaje fue traicionado por el subconsciente y echó definitivamente la pota, vaya si la echó: "los madridistas nos senti...(breve y embarazoso silencio)...los madridistas piden córner". Sí, así de hardcore es el amigo Rivero; uno de los pocos periodistas pretendidamente "objetivos" que desvela su partidismo por antena y que no le sale de los huevos narrar debidamente los goles del equipo rival (equipo también español, dicho sea de paso). Os recomiendo, pues, la audición de la mencionada narración... y la visualización de la exhibición del Messias. Tipo bajito, tímido y con problemas de crecimiento el cual, se basta por sí solo para cargarse las esperanzas y ambiciones de un conjunto cuyo coste es de quinientos millones de euros. Es decir, la plantilla más cara de la historia del balompié mundial.
Y es que como dijo Xabi Alonso: "Todo el mundo a visto en sus casas lo que ha pasado". No hace falta que lo jures, majo.

El Sietemesino
Imagen (Google)

2 comentarios:

  1. Demasiados millones por tanto descerebrado, así está el panorama........y además serán considerados héroes por los Ultrasur.

    ResponderEliminar
  2. La retransmisión del partido por TVE de traca. Les faltó ponerse a llorar al final.

    ResponderEliminar