domingo, 7 de agosto de 2011

Mal de amores

Marc Anthony quiere reconciliarse con Jennifer López. El cantante neoyorquino, cansado de hacerse gayolas, busca desesperadamente cómo volver a tener en su cama uno de los cuerpos más deseados del mundo (sobre todo tras la liposucción a la que fue sometido).
Marc no logra, un mes después, superar la separación con la cantante del Bronx. Y no será por falta de insistencia. Pero claro, el chico no sabe, el chico no puede. El chico no es español.
Un valiente peninsular que se precie, no habría tardado más de dos días en recuperar aquello que cree pertenecerle y mucho menos permitir tórridos vídeos cual " I'm into you", (causa que originó la ruptura).
Si este pipiolo se vistiera por los pies a modo de español de bien, digo, en lugar de ir llorando por las...
...esquinas, estaría llamándola por teléfono constantemente, persiguiéndola, enviándole innumerables ramos de flores. Lo que, en definitiva, viene llamándose acoso.
No obstante, si los pasos enumerados no surtieran efecto, siempre podría recurrir a métodos ciertamente drásticos pero efectivos: cuchillo de cocina , escopeta de caza o bidón de ácido corrosivo. Echar mano de estrategias empleadas por cierto tipo de machos que, tristemente, proliferan en nuestra patria y que
simbolizan "valores" que, aún a día de hoy, sirven de chiste tomando unas cervezas.
Y ya son treinta y cuatro el número de chistes que se cuentan en lo que va de año en España.

La Mininina y El Sietemesino
Imagen (Google)

3 comentarios:

  1. No llaméis al mal tiempo, que ya sabéis que Agosto es un mes estadísticamente fatal para este tipo de aborrecibles eventos. No se sabe bien si es por el calor, o es que al estar juntos más tiempo llegan a odiarse más y aguantarse menos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Parece que no hay forma de lograr erradicar esto. Hay que joderse!

    ResponderEliminar