jueves, 28 de julio de 2011

Lo que no cambia

Hay en España cosas que nunca cambiarán: las corridas de toros, los timos a los turistas, el rostro de Jordi Hurtado...o la doble moral.
Y es que, una vez más, ha vuelto a quedar patente el profundo sentimiento religioso que brota de esta patria de Dios. De nuevo ha salido a la luz la vena más cañí con motivo del Festival de Mérida donde, hasta ayer, podía verse expuesta una espléndida foto de Sergio Parra, en la que aparece retratado Asier Etxeandía poco antes de la representación Infierno (adaptación de la Divina Comedia de Dante).
La instantánea hubo de ser retirada de la exposición anoche por las repetidas quejas de varios ciudadanos, quienes creen que la imagen "atenta contra los cristianos".
Blanca Portillo y Chusa Martín, directoras del Festival, han dicho que "en el ánimo del Festival jamás ha estado ni estará la intención de ofender, insultar ni vulnerar los derechos individuales o colectivos de nadie. El arte es siempre y por encima de todo un espacio de libertad cuyo objetivo nunca es ofender...
...sino mover a la reflexión". Una breve y certera definición. Sin duda.
Y yo me pregunto: cuándo libertad creativa y cristianismo fueron compatibles, más en un país capaz de desembolsar cientos de miles de millones de euros para costear la visita de un Papa ex-nazi y reducir, 
mientras tanto, el presupuesto en la educación pública. Cuándo.
Pues eso, que hay cosas que no cambian.

El Sietemesino
Imagen (Google)

6 comentarios:

  1. hemos coincidido en artículo y punto de vista, aunque yo ando un poco más indignado.

    ResponderEliminar
  2. Si quitaramos del medio las religiones, la sociedad avanzaría mucho más y mejor.

    Por cierto, la parte "Infierno" de la Divina Comedia de Dante es una de mis lecturas predilectas. Con sus nueve círculos y los pecados... muajaja.

    Saluditos monada ;)

    ResponderEliminar
  3. Hombre, primo, un poquito fuerte sí que es la foto, pero te concedo que la iglesia muy creativa no es. Buen ejemplo de ello es su liturgia, basada en un esquema tan repetitivo y retrógrado que aburre hasta a las piedras.
    Con la excepción del cura roquero.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Esos que se sienten tan "ofendidos" por una foto, me pregunto yo, si se sentirán igual de ofendidos ante el expolio que está haciendo su Iglesia de terrenos, casas, ermitas, campos de fútbol, frontones, y todo tipo de parcela que no esté inscrita, poniendo a su nombre la inmatriculación en el Registro de la Propiedad, con lo que aquello que era pertenencia del Pueblo pasa a ser de su Iglesia de los "pobres", desinteresados de las cuestiones mundanas y cuyo reino no es de este mundo. ¡Hipócritas y fariseos! Si se sienten ofendidos, que no miren. Más ofendidos (y robados), no nos sentimos, sino que hemos sido, los demás.
    Salud, y un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Contra las políticas represivas y pensamientos intolerantes... amén :)

    ResponderEliminar