lunes, 6 de junio de 2011

Rey de Francia

Volvió a ser contra Federer, volvió a encharcarse la tierra, volvió para llevarse la Copa de los Mosqueteros.
Con veinticinco años y dos días, Rafael Nadal gana su sexto Roland Garros, a la postre décimo Grand Slam de su carrera, igualando al mítico Borg y conservando la primera plaza del ránking A.T.P. Aunque como es lógico teniendo al suizo delante, no resultó nada fácil. En menos de cuarenta y cinco minutos éste ya acariciaba la victoria en la primera manga con un 5-2 que desató entre el público los gritos de "¡Roger, Roger!". Mal inicio que presagiaba una derrota más en otra final.
Pero si en un lado de la red se encontraba el tercer mejor jugador del mundo, al otro se hallaba el número uno quien, salvando una pelota de set, comenzó a ganar puntos, juegos y hasta...
...el propio set. 7-5.
Una remontada que, seguramente, produjo en Federer la sensación de estar viviendo un déjà vu. Hamburgo 2008.
La segunda manga, sin embargo, vio cómo el manacorí se plantaba 5-4  a favor más el saque. Entonces apareció el clásico invitado en la final parisina: la lluvia. Después de casi dos horas, las previsiones meteorológicas se cumplieron y hubo de pararse el encuentro.
Fueron doce, solo doce minutos en los que muchos temimos un descenso del rendimiento de Rafa, máxime al comprobar que, a la vuelta, Roger forzaba la muerte súbita de un set que, afortunadamente, se quedó en casa. 7-6. Dos a cero.
Nadal podía ya sentir en sus manos el peso del preciado trofeo, cuando un desfavorable 5-7 obligaba a jugar una cuarta manga que no tuvo historia. Las fuerzas empezaron a debilitarse, especialmente las del tenista de Basilea, y de nuevo los juegos, los puntos, el set (6-1) y ya el partido, cayeron del lado de un hombre que, según históricos de la raqueta como Jim Courier, "al paso que va, batirá todos los récords habidos y por haber".
¡Felicidades!.

El Sietemesino
Imagen (Google)

2 comentarios:

  1. Hay que joderse con el público francés, no soportan que los españóles ganemos titulos en su país.

    ResponderEliminar
  2. Pues yo estaba a favor de Federer. Estoy harto de chuletas españoles y prefiero la elegancia del suizo. Ya sabéis, sólo hay una patria que es el mundo y una raza que es la humana.

    ResponderEliminar