domingo, 24 de abril de 2011

Miopía

El coche ya estaba allí cuando llegué. Gris metalizado, el Opel Astra de mi amigo permanecía aparcado en batería justo donde debía recogerme. La noche era fría y avance rápido hasta la puerta del copiloto e intenté abrirla. Estaba cerrada. Lo volví a intentar. No hubo manera. Otra vez. Nada. Golpeé con los nudillos la ventanilla. -Ábreme ya, hombre, que hace un frío de la leche, cabronazo-. Igual. La puerta parecía estar averiada, quizá era cosa del sistema de seguridad. No obstante insistí. -Abre ya, tío, que vamos a llegar tarde-. Sin embargo, en lugar de obedecer, mi amigo realizaba airados aspavientos y movía negativamente su cabeza afeitada mientras creí ver en su rostro, semi emborronado por la oscuridad del interior del vehículo, cierto gesto de extrañeza, como sorprendido por alguna causa que yo desconocía. -Pues nada, aquí  nos podemos pasar toda la...-, entonces el sonido de un claxon me interrumpió. El claxon de un Opel Astra gris metalizado que venía en dirección a mí, y por cuya ventanilla asomaba una cabeza afeitada que me hizo comprender. -Lo siento-, acerté a balbucir ridículo y con la cara más roja que un tomate al doble, del doble del coche de mi amigo.

El Sietemsino
Imagen (Google)

7 comentarios:

  1. esto me trae a la memoria una mañana que salí de compras. Aparqué, y como si nada me fui hacia el hiper; pero cuando salí la maldita llave no fucionaba. Probé una y otra vez, hasta lo intenté con la cerradura del maletero, y en ese mismo instante me di cuenta que alguien había robado los reposacabezas de mis hijos: eses que tienen cabeza de león. Y cuando ya estaba desesperada, buscando el teléfono de la grúa, el de mi marido, el de un taxi que me llevase la compra, en ese justo instante, me di cuenta que mi coche no tiene alerón....bffff, qué alivio sentí... cuando una fila más abajo avisté el mio. Desgraciadamente para mi, esa no fue la única vez que ocurrió...

    un saludo!!!!!

    ResponderEliminar
  2. Jo, menudo corte tuvo que ser la situación. Yo creo que más de uno ha pasado por hechos similares.

    ResponderEliminar
  3. Creo que todos en algun momento nos ha sucedido algo similar, .... yo que soy miope me pasó estando en la playa... salimos por la tarde en grupo a darnos un baño, un monton de toallas, y yo me quité las gafas para entrar en el agua.... cuando salí, avisé con mi miopía un montón de toallas y me dije... "oh, mira, estan allí...." con lo cogí la directa, con mi topless (aún cuando tenía las dos), y me senté en una toalla que creí la mía, al segundo, un monton de carcajadas se escucharon en mis oidos, "mierda!", coño que estaba lleno de tios y no precisamente eran los de mi grupo, saltando unos metros más a mi derecha me estaban llamando "lola... estamos aquí....."... pues los colores se me subieron cómo pimientos en la cara y los aullidos de los chicos con los que me había sentado no se dejaron de escuchar hasta que llegué con mis amigos.... fue eso de "tierra trágame enterita!!!".... luego con los años me rio un montón cuando lo recuerdo, ahora llevo lentes, pero si me baño tambien me las tengo que quitar, me pongo una referencia por si acaso la marea me tira más a la derecha o a la izquierda.... y casi palpando reencuentro el lugar donde me quedé. ....

    Un beso sietmesino, me has hecho recordar esta historia que me avergonzó pero que me hace reir ahora!!. Cuidate y que pases un buen lunes.

    ResponderEliminar
  4. Me recuerda a un colega, que harto de ver su coche sin tapacubos en las ruedas traseras, se dispuso a robar las de un coche como el suyo que resultó ser el suyo.
    La noche le confundió y se robó a si mismo... jajajajajajaja...
    Joder, aun lo recuerdo y me descojono.

    Saludos ;)

    ResponderEliminar
  5. Jajaja suelen suceder estas confusas anécdotas sobretodo cuando los vehículos son iguales y la noche arrecia!

    ResponderEliminar
  6. jajajaja, qué bueno... Un despiste lo tiene cualquiera... jajaja

    ResponderEliminar