martes, 22 de marzo de 2011

Renacimiento

Una nueva primavera. La estación en la que una intenta quitarse todo lo oscuro que le ha envuelto durante los meses precedentes. Cambiamos el color de nuestro vestuario; se acabaron los negros, marrones, grises. Ya brillan naranjas, blancos y azules turquesa. Y aunque ésto parezca el anuncio de cualquier gran almacén la realidad es esa, intentamos empezar de nuevo y renovar nuestra energía interior partiendo del exterior, de la ropa, enviando con ella un mensaje de receptividad, positivismo y cierta alegría.
Las noticias acaecidas en los últimos días (crisis, paro, fuga radiactivas, revueltas, intervenciones militares, terremotos, tsunamis...) no han ayudado precisamente demasiado pero, y sobre todo en estas fechas, nos resistimos a contagiarnos del desánimo general, intentamos evadirnos del mal rollo con que somos bombardeados a diario para que no levantemos una sola voz en contra del sistema.
Así es que ¡hala!, renaciendo a la voz de ya cual ave Fénix, que va tocando.

La Minina
Imagen (Google)

3 comentarios:

  1. En realidad la primavera no me desagrada..me gustan los colores, la sensación que has descrito...lo único insoportable (para mi) son los dichosos bichitos...los odio!
    Aparte de eso...la primavera es preciosa ^^

    ResponderEliminar
  2. A mi no me termina de gustar, ya que prefiero el frío al calor.

    ResponderEliminar
  3. no quiero ser malote, pero me parece que la perra no caza.... ya me entiendes .... aún venden lotería y asegurán que toca, no sé, intentalo.... saludos!

    ResponderEliminar