domingo, 23 de enero de 2011

Déjà vu

(La presente entrada fue publicada en este mismo blog el día 11 de Noviembre de 2010, pero dada la vigencia del tema he creído conveniente volver a editarla.
Espero que os guste)

      Hoy por la mañana, metida en un vagón de metro abarrotado de gente, iba (como casi siempre) leyendo los titulares de las noticias de esos periódicos gratuitos que se reparten a las entradas de las estaciones.  Me ha llamado la atención uno que en grandes letras decía” Vente para Alemania Pepe” (que allí hay trabajo). Lo cual me ha hecho pensar en dos cosas, me explicaré: la primera era que,  siendo como soy hija de unos padres que en los años 60 emigraron a Alemania, como otros tantos españoles por aquella época, ahora puede ser que vea a mis hijos tener que hacer como sus abuelos y convertirse en emigrantes, si es que quieren trabajar. La historia se repite sin nosotros quererlo. La otra cosa en la que me hizo pensar esta noticia es que,...
con lo que en estos años atrás hemos renegado y denigrado a esos pobres emigrantes, que llegaban a nuestro país en busca de una mejor vida para ellos y sus familias, y cómo los españoles olvidándonos de que nosotros éramos hasta hace unas pocas décadas también un país de emigrantes, los despreciábamos y renegábamos de su llegada. No en vano dice la sabiduría popular: “ Si escupes al cielo te caerá encima”.
      Cuando aún andamos echando la culpa a esos pobres emigrantes de nuestra dificultad en encontrar trabajo, nos vemos en la situación de tener que volver nosotros a emigrar en busca de nuestro futuro. También pienso que, cómo es posible que en Alemania, donde los salarios son tres veces los de España y, que por lo tanto, la mano de obra no tiene allí nada de barata, ellos sólo tengan un paro de un 7% con respecto al 22% que hay en esta España. Por lo que necesitaría que algún gurú de economía me explique cómo aquí andan los políticos y los empresarios diciéndonos que es necesario bajar los salarios, y abaratar los despidos, para poder ser competitivos y así poder volver a generar empleo, y en Alemania donde hasta yo sé, no han sufrido ni bajadas de sueldos y mucho menos de derechos,  este año estén generando empleos a todo gas sin que allí ni siquiera se hable de esta crisis tan manida.
      Señores empresarios y políticos españoles, les ruego, pues, que se den una vuelta por tierras germanas, e intenten informarse de qué está haciendo una señora llamada Ángela Merkel, para que en su país ni siquiera se acuerden de que en el resto de Europa estamos en crisis. ¡Hay que joderse...!


       Imagen (Google)
       La Minina

5 comentarios:

  1. Los emigrantes no vienen, los traen y si, son culpables de lo que pasa, pero no responsables.
    Son la herramienta del sistema para erradicar la clase media, para volver al siglo 19.

    ResponderEliminar
  2. por dios minina, no los mandes de viaje!!! Se gastarán lo poco que nos queda en la hucha, entre el viaje, las comidas, hoteles y señoras de compañía. El método, supongo, que saben cuál es. La pregunnta que nos corroe a todos: ¿por qué no lo aplican?

    ResponderEliminar
  3. Pues tal vez si fuera un poco más joven me iría a trabajar a Alemania, he estado en Berlin de vacaciones (ya se que se ve todo un poco de color de rosa en vacaciones) y me pareció una ciudad estupenda para trabajar.

    ResponderEliminar
  4. Pero algo aprenderian, me imagino Fini.

    ResponderEliminar
  5. "No escupir al cielo ni mear contra el viento" Esa frase la usaba mi abuelo y por cierto me parece de lo más actual y presente.
    ¿Que si España fue un país de inmigrantes en alguna época? Yo soy de las que piensa que la gente es inmigrante cuando tiene los cojones de salir de donde está si no le está yendo bien, así sea a Timbuktú que se vaya, si le va mejor que lo haga. No creo que haya que denigrar a los inmigrantes nunca pero eso es "disculpable" cuando se tiene un nacionalismo tan inmerso en el cuerpo...
    Yo misma me convertí en inmigrante, no por dinero sino que por sueños... ahora estoy soñando con que quizás deba volver a Chile... Como dicen por acá, si la piña se pone agria...

    ResponderEliminar